TRAS LA INTERVENCIÓN DEL ARARTEKO LANBIDE ANULA EL ACUERDO POR EL QUE RECLAMABA A UN CIUDADANO EL REINTEGRO DE UNAS PRESTACIONES


En opinión de Ararteko, la documentación presentada por el ciudadano acreditaba que cumplía el requisito de residencia efectiva. Además, el procedimiento había caducado y las cantidades reclamadas estaban prescritas
Vitoria-Gasteiz

Una persona acudió al Ararteko después de que Lanbide le reclamara unas prestaciones recibidas entre enero de 2012 y agosto de 2014. El origen de la deuda tenía que ver con la detección de un incumplimiento y se acordó la extinción de la prestación en octubre de 2014, por no comunicar la salida de la CAPV a Barcelona y por no cumplir el requisito de residencia efectiva. Lanbide añadía que en 2012 su residencia habitual estaba en Barcelona, tal y como se indica en el pasaporte.

El reclamante alegó que acudió a Lanbide a comunicar la renovación de su pasaporte, que se realizó en Barcelona. En el Consulado de Barcelona se le requirió que diera un domicilio a efectos de notificaciones. Al presentar la copia del pasaporte, en la oficina de Lanbide se valoró que había viajado a la ciudad condal sin comunicarlo y que no residía en Vitoria-Gasteiz por lo que se le remitió un trámite de audiencia al día siguiente y se le suspendió el abono de la prestación. El reclamante había acudido a renovar el pasaporte a Barcelona durante varios días pero su residencia habitual era Vitoria-Gasteiz. En el pasaporte constaba otro domicilio porque así se le pidió en el Consulado.

En noviembre de 2016 Lanbide acordó iniciar el procedimiento de reclamación de prestaciones, por "No cumplir el requisito de residencia efectiva". Y en mayo de ese mismo año resolvió declarar la obligación de reintegrar 27.671,52€ con base en el mismo motivo. Sin embargo, Lanbide ha tramitado el procedimiento de reclamación de prestaciones con una duración mayor que la prevista en la normativa y, en consecuencia, el procedimiento ha caducado y debe ordenarse el archivo de las actuaciones, tal y como la normativa prevé.

Además, en el procedimiento de reclamación de prestaciones, el reclamante adjuntó determinada documentación que acreditaba la residencia efectiva en Vitoria-Gasteiz en dicho periodo: certificado de empadronamiento, certificado de matriculación en el centro de Educación Permanente de Adultos Paulo Freire, certificado de haber acudido a la oficina del Ararteko y resguardos de haber presentado determinada documentación en Lanbide, etc. Consideramos, por tanto, que dicha documentación acreditaba que cumplía el requisito de residencia efectiva. A ello se añadía el hecho de que el procedimiento había caducado y que las cantidades reclamadas estaban prescritas.

Así se lo trasladamos a Lanbide que, sin necesidad de hacer una recomendación, ha aceptado los argumentos del Ararteko y ha anulado el acuerdo por el que reclamaba el reintegro de 27.671,52€ al ciudadano.

Vitoria-Gasteiz 13 de enero de 2020

 
RSS
Bikaintasunarekin konpromisoa - Compromiso con la excelencia
sello accesibilidad   sello accesibilidad